11
JUN
2017

SANTÍSIMA TRINIDAD



Después de haber terminado el tiempo de Pascua, la liturgia nos invita a contemplar al Dios vivo y cercano que actúa en nuestra vida y en la de los demás, en nuestra comunidad cristiana y en toda la Iglesia, también en aquellas personas que aun sin creer en Él viven y actúan con buena voluntad. Muchas personas cambiarían su actitud ante Dios si descubrieran y aprendieran a creer que Dios es cercano, humilde y rspetuoso, amigo de la vida y la felicidad de los hombres, un Dios que no sabe ni puede hacer otra cosa que amarnos. No es una realidad fría e impersonal, un ser triste, solitario, encerrado en sí mismo. En su ser más íntimo, Dios es amor, vida compartida, diálogo, entrega mutua, comunión de personas: Padre, Hijo y Espíirtu Santo. Lo maravilloso es que nosotros estamos hechos a su imagen y semejanza. No es difícil intuirlo. Sentimos la necesidad de amar y ser amados, siempre que somos capaces de acoger y buscamos ser acogidos, cuando disfrutamos compartiendo una amistad que nos hace crecer, cuando sabemos dar y recibir, estamos saboreando el "amor trinitario" de Dios. Ese amor que brota en nosotros proviene de Él.


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared