21
MAY
2016

LA SANTÍSIMA TRINIDAD



Después de haber terminado el tiempo de la Pascua, la liturgia de este domingo nos invita a contemplar al Dios vivo y cercano que actúa en nuestra vida y en la de los demás, en nuestra comunidad cristiana y en la toda la Iglesia, también en aquellas personas que aun sin creer en Él viven y actúan de buena voluntad. Muchas personas cambiarían su actitud ante Dios si descubrieran que Él no sabe ni puede hacer otra cosa que querernos. No es una realidad fría e impersonal, triste, solitario y narcisista, encerrado en si mismo. En su ser más íntimo, Dios es amor, vida compartida, amistad, diálogo, entrega mutua, comunión de personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es más, el amor trinitario de Dios no es amor excluyente, es amor que se difunde y regala a todas las criaturas.


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared